Guillermo

Otero

Guillermo Otero

Guillermo Otero dedica su vida a trabajar sobre y con la imagen. Siempre, sus proyectos personales y empresariales estuvieron relacionados con la imagen.
La génesis de todas sus historias se remonta a su niñez, cuando su pasión por capturar con la lente lo que sus ojos le mostraban y de paso evitar ser fotografiado, lo llevó a enamorarse de la fotografía.
Con seis o siete años ya concurría a los cursos del viejo Foto Club Buenos Aires ubicado en la tradicional Avenida de Mayo. Así comenzó a inmortalizar con su lente cada testimonio familiar, escolar y urbano. En el laboratorio que tenía en el sótano de su casa, rodeado de cubetas, ampliadora, soluciones cristalinas y pinzas, convirtió sus tomas en el escenario de sus primarios trabajos. El resultado final fueron aquellas “fotos” capturadas por su mirada, pedazos de historias plasmados en un papel fotográfico que lo llevaron a ganar varios concursos de fotografía a muy temprana edad.
Su eterna búsqueda de la perfección visual lo encontró con solo veinte años liderando un imperio orientado a la post producción de la imagen, Metrovisión, templo de la estética audiovisual. Su desafío fue maquillar con enorme talento todo el material que había sido captado previamente por una lente ajena a través de videos, películas, cortos y comerciales. Así convirtió a Metrovisión en una máquina de crear productos que irrumpieron en la mirada clásica y gris de los años ochenta y noventa, marcando tendencia en el mercado audiovisual y publicitario latinoamericano. Fue galardonado en dos oportunidades como el “Empresario del Año” por la revista Entrepreneur y elegido como el “Entrepreneur del Año 1999” por la Fundación Endeavor.
Su espíritu vehemente lo acercó al magno ojo de la pantalla grande, quien lo tuvo como coproductor en varios films como “La Sonámbula” y “Felicidades”, seleccionada para representar a la Argentina en los premios Oscar y ganadora del Premio Cóndor a la mejor ópera prima. También fue gestor y  productor de “El fondo del mar”, ópera prima del premiado director Damián Szifrón y nominada por la crítica como la mejor película nacional de 2003.
Su mirada inquieta no dudó en aportar su talento en la pantalla chica, cuando a comienzos de 2004 fundó su nueva empresa Capítulo Dos, una productora destinada a generar negocios relacionados con el mundo televisivo y editorial. Se destacó en la creación, producción y dirección del exitoso unitario para el canal Telefe denominado “Conflictos en Red”, un producto pionero, provocador, visionario y casi predictivo sobre la nueva era de las relaciones en las redes sociales.
Inquieto y atrevido, Otero también experimentó en el rubro editorial y desarrolló proyectos que fueron “diferentes” por la temática y la forma de comunicarlos. Muchos de ellos fueron best sellers, como Abzurdah (Cielo Latini), Guillote (Guillermo Coppola), La virgen en tus ojos y La hija del campeón (Florencia Etcheves), entre otros. Más de 1.000.000 de ejemplares vendidos en Argentina y el mundo en menos de cinco años fueron cómplices de su sello creativo.
En año 2016 expuso parte de su trabajo fotográfico en el Centro Cultural Borges en la muestra “ La Máquina De Mirar” curada por Rodrigo Alonso, donde presentó tres Series: Fieles Y Peregrinos Todos Quieren Ser Messi, fotos que serán expuestas en el mes de Septiembre en el Camp Nou, Las Cosas Brillantes Siempre Salen De Repente, y El Amanecer No Dura Toda La Mañana, Todas Las Cosas Tienen Que Morir.
Transgresor, emprendedor, intuitivo, vanguardista, instintivo y creativo. Dueño de una personalidad serena, casi mística. Deseoso de pasar desapercibido dentro del mundo que lo rodea, pero con una sola premisa, nada debe escapar a su mirada.
Guillermo Otero explota las virtudes de esta máquina de mirar. Incansable, transita por el planeta reteniendo instantes que son, al mismo tiempo, fugaces y únicos. Algunos son el resultado de la observación paciente, de la búsqueda del encuadre adecuado, de la espera a que cierta configuración visual traduzca la singularidad de un personaje, un espacio o un acontecimiento. Otros son encuentros casuales, decisiones tomadas en el lugar apropiado y el momento justo.
En el testimonio de este tipo de conexiones profundas, así como en la individualización de instantes singulares extraídos de la mundana puerilidad de la vida diaria, se cifra gran parte de su trabajo fotográfico. Un trabajo que potencia las cualidades de la cámara, que la transforma en un instrumento de exploración poética y que comparte su insaciable sed de materializar miradas.

– 2016 Primer Año Taller De Análisis y Clínica de Obra Fotográfica Dictada Por Juan Travnik.

– 2016 Mención del Jurado 4ª Salón Primavera Foto Revista por la obra “AstroPadre”.

– 2017 Segundo Año Taller De Análisis y Clínica de Obra Fotográfica Dictada Por Juan Travnik.

– 2017 Mención Del Jurado Tercer Concurso Mensual FotoRevista por la obra “Fue Amor”.

– 2017 Finalista Del Concurso Gente De Mi Ciudad que organiza el Banco Ciudad y Ganador del Premio por la foto mas votada por la gente por la Obra “ 2 Miradas y los 7 Escudos”

– 2017 Mención del Jurado 2ª Concurso Mensual Foto Revista por la Obra “Los 4 Fantásticos”.

– 2017 Finalista Festival Itinerante de Fotografía Errante desarrollado en Montevideo los días 1/2/3 de Diciembre.

– 2018 Expone 3 obras en Curator´s Voice Art Projects Miami EEUU.

– 2018 Tercer Año Taller De Análisis y Clínica de Obra Fotográfica Dictada Por Juan Travnik

– 2018 Taller de Ensayo Fotográfico Dictado por Eduardo Longoni

– 2018 Mención del Jurado 10° Concurso Mensual FotoRevista por la Obra “Tierra”.

– 2018 Mención del Jurado 11º Concurso Mensual FotoRevista: Fotos de Viajes (Travel) por la obra “Ventanas (Montevideo)”

– 2018 Mención del Jurado 11º Concurso Mensual FotoRevista: Fotos de Viajes (Travel) por la obra “Monsieur Louvre (París)

– 2018 Finalista del concurso “TU MIRADA LA CIUDAD DE TODOS”, organizado por la Subsecretaría de Contenidos junto con la Subsecretaría de Comunicación del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

– 2018 Segundo Premio del Jurado 14º Concurso Mensual FotoRevista: Fotos Retrato Ambientado por la obra “Sophie”.

– 2018 Mención Especial del Jurado 14º Concurso Mensual FotoRevista: Fotos Selfies por la obra “Selfie Baño”.

– 2018 Mención Especial del Jurado 14º Concurso Mensual FotoRevista: Fotos Selfies por la obra “Selfie Peluquería”.

– 2018 Finalista IIIº Salón Latinoameriano y XVIIº Salón Nacional de Arte Fotográfico del Fotoclub Tigre 2018 y Obra aceptada por la obra “Monsieur”.

– 2018 Mención Especial del Jurado 15º Concurso Mensual FotoRevista: Tema Creencias por la obra “Plegaria”.

– 2018 Mención Especial del Jurado 15º Concurso Mensual FotoRevista: Tema Creencias por la obra “Un Día De Domingo 2″.

– 2018 Selección Final del Jurado 15º Concurso Mensual FotoRevista: Tema Creencias por la obra “Un Dia De Domingo”.

– 2018 Selección Final del Jurado 15º Concurso Mensual FotoRevista: Tema Creencias por la obra “Esperando El Messias”

Porqué esta foto

Mientras exploraba las escasas fotos que tengo de mi infancia, encontré esta imagen -la que seguramente fue hurtada por mi padre-, ese hombre quien poderosamente me inspiró y marcó inevitablemente la pasión por “la fotografía” que atraviesa, mi historia personal y ancestral legada por mi recordado abuelo.
Esta foto me encuentra a los 7/8 años con el lente Nikon 24 mm, 1:2:8 de mi padre en mano, con el que comencé mis primeros trabajos. Este hallazgo me recuerda que aquella constante excusa con la que evitaba participar en cualquier tipo de fotografía, me obligó a convertirme en el fotógrafo de la familia participando de todos los eventos sociales pero siempre detrás de la cámara. Fue en ese momento cuando mi padre descubrió en mi el deseo por conocer ese mundo mágico y me acercó a dar mis primeros pasos en el viejo Foto Club Buenos Aires de la Av de Mayo donde pude aprender, y también tuve la oportunidad de participar y ganar concursos y menciones a muy temprana edad.
Pasaron ya varias décadas desde que se tomo esta pieza,  y su encuentro me llevo a tomar conciencia que ese mismo lente  -el  que aún conservo y uso-,  fue el medio entre mi ojo y la imagen,  para muchas de las fotos exhibidas en este Blog.
Claramente mi personalidad silenciosa, observadora y casi desapercibida que me caracteriza son el estigma y a su vez el andamiaje para valerme de la fotografía y comunicar de este modo mi propia interpretación del mundo, construyendo así el alfabeto que resignifica las emociones con la simpleza de la imágenes, apresando el alma de los personajes y materializando en eternos los objetos.